Información Vocacional

 

Testimonio

Reflexión:

El Señor llamó a muchos hombres en épocas anteriores para enviarlos a una misión especial. Los capacitó para que pudieran cumplir con las exigencias que tenían en esos momentos y aunque muchos de ellos tuvieron miedo y muchos defectos, no les retiró el llamado que les hizo.

Hoy día sigue llamando hombres para una misión específica y es el Sacerdocio y la vida Consagrada para ser Apóstoles e instrumentos del amor de Dios. “La vocación es el destino que Dios le ha trazado a los hombres, seguirla es cumplir con la vida, no seguirla es equivocar la existencia”, es una frase del Padre Rafael García Herreros donde invita a seguir sin vacilación el camino que Dios nos ha trazado. Miremos algunas citas bíblicas que nos iluminan para dar respuesta al llamado de Dios

 

Diálogo de Dios con Moisés

Dijo Yahveh: “Bien vista tengo la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he escuchado el clamor que le arrancan sus opresores; y conozco sus sufrimientos. He bajado para librarle de la mano de los egipcios y para subirle de esta tierra a una tierra buena y espaciosa; a una tierra que mana leche y miel... Ahora, pues, ve; yo te envío a Faraón, para que saques a mi pueblo, a los israelitas, de Egipto”....Dijo Moisés a Yahveh: “¡Por favor, Señor! Yo no he sido nunca un hombre de palabra fácil, ni aún después de haber hablado tú con tu siervo; sino que soy torpe de boca y lengua”. Le respondió Yahveh: “¿Quién ha dado al hombre la boca? ¿Quién hace al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo; Yahveh? Así pues, vete, que yo estaré en tu boca y te enseñaré lo que debes decir” (Exodo 3,7.8.10; 4,10-12)

Elección del Pueblo de Israel

No porque sean el más numeroso de todos los pueblos se ha prendado Yahveh de ustedes y los ha elegido, pues son el menos numeroso de todos los pueblos; sino por el amor que les tiene y por guardar el juramento hecho a sus padres, por eso los ha sacado Yahveh con mano fuerte y los ha liberado de la casa de servidumbre, del poder de Faraón, rey de Egipto. (Deuteronomio 7,7-8)

Vocación de Samuel

Por tercera vez llamó Yahveh a Samuel y él se levantó y se fue donde Elí diciendo: “aquí estoy porque me has llamado”. Comprendió entonces Elí que era Yahveh quien llamaba al niño, y dijo a Samuel: “vete y acuéstate, y si te llaman, dirás: Habla Yahveh, que tu siervo escucha.” Samuel se fue y se acostó en su sitio. Vino Yahveh, se acercó y lo llamó como las veces anteriores: “¡Samuel, Samuel!” Respondió Samuel. “Habla que tu siervo escucha!” (1 Samuel 3, 8-10)

Vocación de Jeremías

Entonces me fue dirigida la palabra de Yahveh en estos términos: “Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado: yo profeta de las naciones te constituí.” Yo dije: “¡Ah señor Yahveh! Mira que no se expresarme, que soy un muchacho”. Y me dijo Yahveh: No digas: “soy un muchacho”, pues a dondequiera que yo te envíe irás, y todo lo que te mande dirás. No les tengas miedo, que contigo estoy yo para salvarte – oráculo de Yahveh-. (Jeremías 1, 4 – 8)

 

Vocación de los primeros discípulos

Jesús se volvió, y al ver que le seguían les dice: “¿Qué buscan? “Ellos le respondieron: “Rabbi -que quiere decir, Maestro- ¿dónde vives?” Les Respondió: “Vengan y lo verán”. Fueron, pues, vieron donde vivía y se quedaron con él aquel día. Era más o menos la hora décima. (Juan 1,38-39)

 

Mi vocación, el diálogo de Dios conmigo

Algunas preguntas para ayudar en tu oración:

    • ¿Qué texto te identifica más y por qué?

    • ¿Has sentido alguna vez que Dios te llama para una misión?

    • Recuerda las formas en que Jesús te ha llamado ¿Cómo han sido tus respuestas?

    • Según los textos, generalmente ¿para qué llama Dios?

    • ¿Para qué te llama a ti?

    • ¿Cómo responden los que Dios llama?

    • ¿Cómo respondes tú al llamado?

 

Al responder estas preguntas seguramente habrás encontrado mayor paz y luces de Dios para ver qué quiere de ti. Síguele pidiendo en tu oración la luz necesaria y si descubres que te llama, no dudes en seguirle, pues “desde ahora serás pescador de hombres” Lc 5, 10.

  

 Testimonio:

Hermano Mario Vargas:

Hola muchachos, quiero compartir un poco el llamado que el buen Dios me ha hecho para que este sea un estímulo en su seguimiento al Señor. En verdad he sentido y experimentado que Dios me llama a una consagración total donde me dedique a su servicio y sea un instrumento suyo para la salvación de muchas almas. Lo primero que tengo que decir es que me eligió por Misericordia y no por méritos propios, ya que no los encuentro.

Hasta los 16 años mi pensamiento era ser un profesional y tener un hogar, pero fue en esa edad cuando Dios empezó algo nuevo en mí. En realidad yo no era una persona seguidora del Evangelio, pues desde los 13 años aproximadamente ya tomaba licor y vivía un poco en libertinaje. Mis amistades eran de fiestas, de tomar cuando se pudiera y mi rendimiento en el colegio no era el mejor. Así pasó el tiempo hasta que llegué a sexto de bachillerato donde casi me ponen matrícula condicional. Ese hecho me puso a reflexionar y decidí empezar a cambiar. Pensaba cambiar por mis fuerzas, no pensaba en Dios en ese momento, pero días después llegó a mi casa el Direc tv, pues es un pueblo del campo donde no había llegado ese medio: la Botica Cundinamarca, era el año 2008, más o menos el mes de agosto. Entonces yo miraba películas en la noche y un día de esos pasando los canales me detuve en el canal EWTN, en ese instante me quedé mirando el via Crucis dramatizado, eso me cautivó y de ahí para adelante me dediqué a mirar todos los días ese canal cuando llegaba de estudiar. Así que después me confesé y poco a poco dejé de tomar y me acerqué más a la Iglesia.

Pasados unos 3 meses me llevaron al Seminario Mayor de Girardot a acompañar a un Padre, él no me llevaba con la intención de que entrara, yo tampoco iba con esa intención, pero cuando llegué a casa le comenté a mi mamá que me llamó la atención el Seminario, ella pensó que era por molestar. Al año siguiente el llamado lo sentí más fuerte y fue así como decidí ingresar al seminario de la Inmaculada Concepción de Girardot Cundinamarca, allí duré un año y durante el mismo empecé a contactarme con esta comunidad Predicadores de Cristo y María para ver cómo hacía para ingresar, ellos me indicaron que podía ingresar en diciembre a sí llegué acá. Me llamó la atención la comunidad, por su apertura al Espíritu Santo y la forma en que se celebran los momentos de oración con mucho júbilo, alabando al Señor y experimentando fuertemente su presencia.

 

En la comunidad llevo ya 6 años, hace una año y tres meses profesé felizmente mis votos temporales, actualmente estoy en tercero de Teología. Muy contento por seguir el camino de Dios, sirviéndole al Señor por medio de este hermoso carisma, que es el de la predicación y el de vivir en comunidad con los hermanos que Dios me ha puesto en el camino. Mi deseo es consagrarme totalmente a Él para ser su instrumento en medio del Pueblo.